miércoles, 24 de agosto de 2016

Tiene un cigarro, Jefe.

La literatura, no deja de ser, la loca de un barrio
de amarrados extremos que escopeta deletrea.

En el cruce de líneas
con su camisa de fuerza, incapaz  de tocar las flores
de las telas de los kimonos.

Una ida de nudos
que espera con traje en la parada del bus-o
entre un individuo, sujeto a su bolsa,
y un cristal vestido de póster que publicita
la interior de la vergüenza presupuestaria
con la cultura-es.

Ella, no tiene escapatoria, necesita
al oyente, al lector, a la bala, al río
para desatar los credos, que  no cerdos, de la cuerda.

Demente que llega a ninguna parte
sin un billete, lejos del maniconio
en que se ha convertido
la biblioteca de los libros de estantes.

Momentos "fumatorios" y nada más,

para el sombra de P a n e r o.

La loca literatura del cigarro y las hormigas.







lunes, 22 de agosto de 2016

Qué levante la mano el último.


I

Nací de lado en mediodía,
con la buenaventura escrita de la exclusión 
por el oficio de escribana.

Sin ser lo suficiente para ese ángulo,
que no osa a colarse en los desconciertos.

Presa métrica repujaba en cada vestigio
la avaricia de querer seguir estando viva,
a pesar del mazo, del significado trueque
de caer al suelo con la boca como pala
y lanzar un poso más de tierra y de lombrices
a mi tumba.

II

Nací de lado, 
de saber que en una esquina perdemos demasiados trenes,
pero, en el angosto, tengo, y puedo declamar,
para los amigos poetas que musitan
como los vergeles sintéticos de las drogas más duras
las palabras madres abrazándoles, hemafroditas 
de lo que de sus memorias han perdido,
huesos duros contra corazones de razón expropiada,
como niños 
que siempre moramos en los 90 grados
de la Poesía.

Nacimos de lados, poliedros con otros ojos.



jueves, 18 de agosto de 2016

(Ni)Tratado de filosofía.

  Qué grandeza la de los amores de los que fueron o no fueron, si todos en nada perecieron.

  Pues la libertad consiste en amar al prójimo sin sentirse preso, dando el espacio suficiente para que el individuo siga manteniendo su esencia. La persona que planifica atenta contra las leyes del universo ¿Acaso podemos virar la órbita de un astro?.
  Encarrilar no significa imposición, la impostura viene de las bellas palabras sin acciones y el creer que un equipo son dos personas, cuando en nuestro interior existen diferentes matices.
  El egoísmo de creer que la libertad es un ente, y no admitir que libres son los que han aprendido a respetar y a confiar.

  Los fracasos de las guerras no proceden de las emboscadas externas, sino de amarnos lo suficiente  a nosotros mismos para ser leales con nuestro foro individual, las familias del mundo, natura y seres vivos hasta la inmensidad del cosmos.

  El amor como fuente de energía y la fidelidad a los principios.

Agua bendita.

La  realidad consume de los ojos que rajan
los muchos sainetes del serrucho, la incredulidad festejada

del violín que chirría, entre cantos organigramas;
reales, tan ciertos, que vivo derecho
y no en súplica, tangible tauro almendra, cáliz con moscatel,
con él por el ego, ego sum, de toda la prosa por descubrir.

De las hortalizas escanciadas,
porque se trata de cuidado intensivo
del  material  que "prefabricamos" libres,
sin planes como caballos desbocados por el bosque.

Porque no haber vivido jamás este trayecto
hace que la luna sea pequeña.

No sé adónde me conduce.
Pero, confío de su mano
cuando de entre las aguas femorales
Río Tormes.
me adormece.
No es sólo sexo, es poema.


miércoles, 17 de agosto de 2016

Entrada de Trianarts de Lluïsa Lladó.

http://trianarts.com/lluisa-llado-la-culpa-de-eva/#sthash.NTYYrqRZ.dpbs

Pongamos que hablo del día dieciséis. (Carta a mi madre)

I

Hay martes que deberían ser declarados desiertos
como presuntos lunes en plagio
buscando el premio a esta rareza inusitada.

Sentir la gula escrita que no cesa y hace 
que el cuerpo no sea más que un sacrificio
expuesto en la piedra
con el anhelo de la inexistencia de los días, grises en pleno estío,
ni la sensación de que me he desprovisto
de demasiada ropa. 
El ojo engañado 
a la 
sombra raquídea de las nubes 
porque añoramos el invierno.

II


La gente pulula, la basura hábita en los mismos de la penumbra, y en esta oligarquía
de teclados de Mozart, en conexiones de Internet
van dando vida a los muertos. El reo de las flores de lis, que cree
en la providencia y que con su estetoscopio ausculta a la página
el rencor de los meses en meridiano. 

III

Percibo una extraña púa de pliegues de moho,
y recuento mayor de bacterias y seres demórficos
haciendo cola al ángel caído, a cada hueso aparcado en batería.

IV

En desazón, como un ovni
la cena que con ternura venenosa llena las ansias malditas.

Él ha marchado de transhumancia, al viaje de los fugitivos del corazón,
y noto el sabor del clavo metálico
en mi lengua, y los senos en vanguardia
con desafíos al ventilador hasta el máximo viento;
le añoro, y me preocupa este arder sin llama,
creo que en este lunes de martes
con el diagnóstico declarado
de dos días que no ceso de taladrar al ordenador,
de lamer las uñas para extraer el pigmento de su hombría,
he enfermado madre, y creo que lo llaman los oncólogos Amor.
Grau de Castellón.

martes, 16 de agosto de 2016

Desnudeces anímicas .

Tengo vergüenza
de que me vea escribir poemas,

el rostro del trance 
las manos blancas,
el cuerpo sin vida.

Tengo vergüenza de que vea al "poeta"
como una especie de monstruo desnudo
sin ni siquiera una sábana para dar cobijo.

Tengo vergüenza pudorosa
de mostrar la lepra sin vendajes,


y por ello le pido disculpas,
no sé escribir delante de sus ojos.

Supongo que es otra  prueba.


Otra prueba.