martes, 25 de abril de 2017

Prima de riesgo.

Los cisnes de graffiti en los muros
con el brío de la hoja
por vigilancia.

La estimulación del
quehacer de las horas, del tiempo
con su informe de golondrinas,
de visillos lavados,
de señoras pompas de la vesícula
y otras herramientas del cuerpo.

La primavera
dentro del carro de Alcampo.
Las uvas secas.
El vino de especias.
La coloración sin amoniaco
de un paisaje de ciudad
previo a los rayos ultravioleta.

El olor del bronceado, a los labios rojos,
al mar.

A la panificadora de hogazas
de sueños.

Ruidos nocturnos.

Pueden seguir con sus lenguas serruchos
con los picos
con los pulgares
apuntando hacia el infierno.

Los membrillos de las delicias.
Las playas mojadas de luna.
Los ciclistas,
molinillos de viento
que siempre en constructiva
con la crítica
que grilla en los sótanos de los garajes.

¡Qué cri cri, cri, critiquen!

Botas de agua en los charcos danzando.

El vestido,
la luna,
el renacuajo,
todo cuadra en los cuentos
de niños sin bigotes,
gatos locos
de patas cortas.

Miau.

Romper el eco
en la noche.

Canje

Si existe la felicidad
para cada uno, por su lado,
habremos llegado a
un buen entendimiento.

Hallar
sin mirarse a las caras,
con la cruz a cuestas
cueste lo que cueste,
boca abajo,
en rampa,
con los ojos taladrados
por el poema.

Entrantes

Voy hacer un pincho
en una tarde de cocina.

El alambre atravesará la vianda,
cada palabra,
y luego sobre la paella
se dorará hasta pulir
los cantos.

Para ser digerida
con los dientes
arrancando cada pedazo del revés.

Trámites

Hay hechos que
no necesitan justificación
alguna, como decir
que al amor  le
duele la cabeza.

Tal vez son excusas de
gaviota,
de ángeles
dormidos en metros
hacia el extrarradio.

Qué al amor
la rueda le ha fallado
y en la curva número siete
ha fallecido.

jueves, 20 de abril de 2017

La madre de todas las latas.

I

Una lata vacía.

II

De una camioneta han lanzado una.

III

Una lata,
esa lata, lata,
aquella, lata es.

IV

Una lata vacía
como un pueblo sin ideología,
rodando por el asfalto.

V

Con el vacío del que no cree en nada
ni nadie, en ópera conjunta
con el ruido y el  retumbar del hueco.

VI

Una lata
como una nave espacial en la misión perdida.

Se detiene.
Se para en eclipse, aguardando el próximo
golpe.

Con los ojos del mundo en ella.