domingo, 5 de marzo de 2017

Flexiones en red.

Siempre he pensado que las vendedoras de zapatos,
se escurren felinas entre los almanaques
de los sueños quistes,
de las palabras que nacerán
del recorrido, las marchas, el maullido onmipresente
de abrazar con la fluorescencia de colores oportunistas
las telas, el encuentro, los desafíos montañosos
y otras historias.

Las vendedoras de zapatos
fabrican sueños
en meteoros con suelas
que dejarán el paso consuelo
de todas aquellas verdades
que ni el betún más absoluto encarece,
los caminos novios,
la bota sin agua, la plantilla de la veta en planta, que crece en crespones.

Poetas con cajas llenas de sueños.
Mujeres, que aran
lo que nuestros pies escondidos no conversan
dejando todo el poder a las manos y a otros artefactos
como roedores que quieren ser libres
y andar descalzos por la vida.

Desnudos sin ataduras ni cuervos sonoros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario