viernes, 11 de agosto de 2017

Alicates

Cuando uno marcha un bulo
puede resultar un bonito vestido,
la añoranza que lleva estampada
la elocuencia. De que en mi caso si que
le echaremos de menos, las múltiples personalidades, mi cicatriz, la cuenca de los ojos. La mano que huele a su sexo, mi sexo que muerde y maulla.
En pintar de rojo los labios a la tristeza,
en llenar de agua lo diques, los barreños en tarde de verano
y separar dos cuerpos como un muñeco
que le arrancan su cabeza.
En campos de regadío, poner cemento a los zapatos. En soltar la cometa y aguardar disfrazada de gata, qué los pájaros no se coman las vísceras y que la espera
sea azucarada. Como una gata sin alicates en la primera acera hacia el infierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario